fbpx

Estrés y depresión post-vacacional – Parte 1

Se terminan las vacaciones, el verano llega a su fin, entramos en el otoño y nos sentimos faltos de energía, apáticos,
melancólicos, soñolientos, sin ganas de salir de casa, con ansiedad y dificultad para concentrarse en nada. Pues bien, de eso se llama síndrome o estrés post-vacacional o estacional. Dicho síndrome se produce al hecho de fracasar por parte del trabajador en el proceso de adaptación entre un periodo de vacaciones y la vuelta a la vida activa. A esto hay que añadirle, que en muchos casos coincide, el cambio de estación de verano a otoño, teniendo que  adaptarnos a las nuevas condiciones de luz y temperatura propias de dicho cambio estacional, el cual produce cierto desequilibrio hormonal y de neurotransmisores. 

El estrés forma parte de nuestra vida para lidiar con las presiones del día a día. Cuando este estado se prolonga indefinidamente, los mecanismos de control del estrés pueden sufrir un agotamiento y manifestarse colapsando las funciones del organismo. La adrenalina, el cortisol y otras hormonas secretadas en situaciones de estrés pueden desequilibrar nuestro organismo: fatiga, úlceras, pérdida de peso, ansiedad, etc. Algunos investigadores apuntan que lo más asombroso de estos daños es el hecho de que, tomados en conjunto, se parecen mucho a lo que sucede en el proceso de envejecimiento.

El estrés favorece las inflamaciones: Investigaciones sobre el resfriado común, han demostrado que se debilita el sistema inmunitario, desencadenando una serie de enfermedades en muchas personas, como afecciones cardíacas, asma y trastornos auto-inmunes, como la artritis reumatoide.

Según Sheldon Cohen, profesor de psicología de la Universidad de Carnegie en Pittsburg (Estados Unidos), el sistema inmunitario de las personas con niveles más altos de estrés psicológico continuo (exceso de trabajo, el desempleo o un divorcio) pierde sensibilidad a las hormonas que desactivan la inflamación. Esto provoca que el organismo se vuelva mucho más vulnerable a infecciones y otras muchas enfermedades.

El insomnio y los trastornos nerviosos son, en general, el segundo motivo de uso de la fitoterapia. Así lo reconoce uno de cada tres consumidores de plantas medicinales. El estrés y la ansiedad afectan en España al 20% de la población. Unos 9 millones de personas lo padecen.

Ahora que volvemos a nuestras rutinas diarias, podemos hacer uso de plantas medicinales para no caer en la espiral del estrés. Se recomiendan especialmente las adaptógenas, como Force de la Nature, Supra Human y Esprit de l’arbre.

[button link=”https://serpenslabs.com/tienda/depresion-estacional/” color=”green”] Protocolo depresión estacional[/button]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X