Actualmente, dentro de la medicina alternativa y complementaria, las plantas medicinales comprenden la base de muchos tratamientos terapéuticos.

Y es que las ventajas y beneficios que reportan estos “fármacos naturales” hacen que cada día nos planteemos un abordaje más tradicional a patologías comunes.

Entre los beneficios derivados del uso de plantas medicinales, destacan sus pocos efectos secundarios y su baja toxicidad, ya que sus compuestos son de origen natural y resultan aptos para el consumo humano.  

Asimismo, es importante resaltar la accesibilidad y disponibilidad a nivel global de muchos remedios naturales. Además de su rentabilidad, es decir, la relación positiva entre el costo y los beneficios que aportan estas plantas medicinales, en contraposición a los costosos medicamentos de las farmacéuticas con su larga lista de efectos secundarios. Por si esto fuera poco, en la mayoría de los casos, todas las partes de la planta: raíces, tallos, semillas, frutas y hojas; poseen los componentes bioactivos que generan efectos terapéuticos.

El tulsi es un claro ejemplo de las bondades que el mundo vegetal tiene para ofrecer.

Esta hierba es una de las plantas más valoradas dentro de la medicina Ayurveda por sus propiedades holísticas. Por ello, ha sido empleada durante años en el tratamiento tradicional de diversas dolencias como dolores estomacales, dolores de cabeza, malaria y enfermedades cardíacas.

Igualmente, dentro de las propiedades que se le atribuyen, el tulsi es reconocido como un potente expectorante, hipoglucémico, antiestrés, antiinflamatorio, entre otras (1).

A continuación, hablaremos de los usos y componentes que posee esta planta, y contrastaremos la sabiduría tradicional con los aportes de los estudios científicos realizados en los últimos años, con miras a reafirmar el empleo del tulsi en la medicina alternativa actual.

La medicina de la madre naturaleza

El tulsi (Ocimum sanctum) es un arbusto aromático de la familia de las albahacas que crece en las partes tropicales del mundo Oriental. Se le considera nativa de la región centro-norte de la India y es cultivada en muchos hogares de este país para ofrendas y adoraciones en los templos religiosos.

Dentro de la medicina ayurveda el tulsi recibe los nombres de “Reina de las Hierbas” y “Medicina materna de la Naturaleza”; denominaciones que se relacionan con el título que recibe comúnmente: “Albahaca Sagrada” (Holy Basil en inglés) (2).

Además, gracias a sus propiedades medicinales y espirituales, esta planta es venerada como un elíxir de vida. Sin embargo, la ciencia moderna ahora nos permite contrastar las distintas propiedades que se le atribuyen a esta planta dentro de la sabiduría tradicional, con los efectos terapéuticos que de hecho posee.

Tradicionalmente, el consumo de tulsi se realiza de forma oral, mediante infusiones realizadas con hojas frescas o secas y que pueden combinarse con otras hierbas o incluso miel, con el propósito de potenciar su acción. Se cree que la ingesta diaria de tulsi previene enfermedades y promueve la salud general, así como el bienestar y la longevidad. Igualmente, el tulsi contribuye a lidiar con el estrés diario.

Por otro lado, la medicina tradicional también recomienda el consumo de esta planta medicinal para el tratamiento de la ansiedad, tos, fiebre, diarrea, indigestión e intoxicaciones. Así como trastornos gástricos, genitourinarios, cardíacos y otros.

Principios activos

A pesar de la existencia de tres variedades de tulsi, cuya coloración de hojas puede ser verde o lila, todas se caracterizan, entre otros detalles, por su alto contenido en eugenol. Adicionalmente, entre los principales componentes bioactivos presentes en las hojas de tulsi, encontramos: el ácido ursólico, 𝛽-cariofileno, linalol y 1,8-cineol (3).

Más existen otros metabolitos secundarios potencialmente activos como los fenilpropanoides (metil eugenol, ácido rosmarínico), monoterpenos (ocimeno) y sesquiterpenos (germacreno); los cuales podrían generar beneficios terapéuticos de manera sinérgica o individualmente (1). Sin embargo, el eugenol se mantiene como el fitoquímico más notorio del tulsi.

Propiedades farmacológicas

Como hemos mencionado previamente, existe una larga lista de efectos terapéuticos que se le atribuyen al tulsi. Gracias a sus fitocomponentes, esta planta es un potente antimicrobiano natural con acciones antioxidantes, antiinflamatorias y antidiabéticas (4). Asimismo, tiene propiedades hepato, cardio y neuroprotectoras; disminuye el colesterol, potencia la memoria y tiene una acción inmunomoduladora. Finalmente, la albahaca sagrada es un antiestrés natural que puede ayudar en la quimioprevención (5, 6).

Indicaciones

Adaptógeno natural

Los adaptógenos son plantas cuyas propiedades farmacológicas influyen positivamente en nuestro organismo, favoreciendo la adaptación a estímulos estresantes y manteniendo así la homeostasis. Gracias a sus fitocomponentes, el tulsi es capaz de cumplir con este propósito, promoviendo el bienestar y contribuyendo al aumento de la estamina.

Del mismo modo, el extracto de hojas de tulsi posee acciones ansiolíticas y anticonvulsivas demostradas en modelos animales; así como también un efecto antiestrés semejante al de fármacos antidepresivos (1). Igualmente, se ha comprobado de manera in vitro que el tulsi inhibe la secreción de cortisol y la actividad de la catecol-o-metiltransferasa de forma indirecta (7).

Agente hipolipemiante e hipoglucemiante

Los elevados niveles de glucosa y lípidos en la sangre están relacionados con el desarrollo de patologías crónicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Por ello, cada vez cobran mayor interés los complementos naturales que puedan ayudar a controlar y mantener estas variables dentro de los límites deseados.

La evidencia científica disponible (8) indica que el tulsi es capaz de disminuir los niveles de glucosa postpandrial y en ayunas; así como los niveles de colesterol en sujetos diabéticos no insulinodependientes. Igualmente, se ha evidenciado una reducción en los valores de colesterol total, triglicéridos, fosfolípidos y colesterol LDL, en conejos tras la administración oral de hojas de tulsi frescas.

Estos resultados terapéuticos también se han evidenciado en jóvenes no diabéticos, con diagnóstico de sobrepeso y obesidad, cuya suplementación diaria con 500 mg de Tulsi durante 8 semanas ocasionó una mejora significativa en el peso corporal, el índice de masa corporal, el perfil lipídico (exceptuando el colesterol total), insulina en plasma y resistencia a la insulina (9) de los sujetos. Por consiguiente, el tulsi puede ser considerado como un tratamiento alternativo rentable, accesible y eficaz en el abordaje complementario de condiciones de salud como la obesidad, hipercolesterolemia e incluso, la diabetes.

Antimicrobiano

Gracias a sus componentes bioactivos, el tulsi posee una acción antimicrobiana contra ciertas bacterias como la Staphylococcus aureus, Escherichia coli y (en menor medida) contra la Pseudomonas aeruginosa (10). Estos patógenos son los principales responsables en desarrollo de infecciones cutáneas y los tejidos blandos. Por consiguiente, el efecto inhibidor del crecimiento que ejerce el tulsi puede contribuir al tratamiento complementario de infecciones en la piel ocasionadas por estas bacterias.

Asimismo, otro estudio experimental in vitro con microorganismos periodontales presentes en la placa dental humana demostró el efecto antibiótico del tulsi contra la Actinobacillus actinomycetemcomitans (11). Poniendo de manifiesto su potencial aplicación en la salud bucal.

Otros usos del tulsi

Adicionalmente a los usos ya mencionados, el tulsi resulta un gran antioxidante natural. Por ello, no ha de sorprendernos que en la medicina tradicional se emplee en el tratamiento de tos, resfriados y en sí, para mantener y mejorar la salud de las vías respiratorias. Y es que esta planta medicinal es capaz de protegernos contra los contaminantes químicos presentes en el aire al aumentar las enzimas antioxidantes de nuestro cuerpo.

El tulsi incrementa la producción de glutatión y mejora la actividad del superóxido dismutasa y la catalasa, enzimas encargadas de proteger a las células eliminando los radicales libres (2). Este efecto antioxidante, sumado a su acción adaptógena y antimicrobiana, hacen del tulsi una planta medicinal indispensable para el mantenimiento y mejora de nuestra salud.

Toxicidad y efectos secundarios

La administración oral de extracto de tulsi no ha resultado tener efectos tóxicos en humanos ni animales (9, 12, 13). Por consiguiente, esta planta medicinal resulta de gran utilidad a nivel terapéutico.

Tulsi esta reconocida como GRAS (Generalmente reconocida como Segura) por la FDA en los Estados Unidos, por lo cual esta bien tolerado por la mayoria de personas. Los estudios en animales han demostrado que puede causar hipoglicemia. Los pacientes con alergia/ hipersensibilidad conocida a Ocimum Sanctum, sus componentes o a miembros de la familia Lamiaceae deben evitar el uso de esta hierba.

En Serpens, hemos optado por  una calidad ecológica, estandarizada a 2% de taninos. Cada cápsula lleva 280 mg de extracto ecológico de tulsi mas el peso de la cápsula vegana tamaño 0 que pesa 90 mg.

Siempre recomendamos a un profesional calificado antes de tomar tulsi .  

Referencias bibliográficas y enlaces de interés

Si deseas saber más acerca de esta potente planta medicinal, te invitamos a consultar los siguientes enlaces disponibles en la web:

https://www.greenmedinfo.health/substance/holy-basil

1.     Jamshidi, N., & Cohen, M. M. (2017). The clinical efficacy and safety of Tulsi in humans: a systematic review of the literature. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine2017. Disponible en: https://www.hindawi.com/journals/ecam/2017/9217567/abs/

2.     Cohen, M. M. (2014). Tulsi-Ocimum sanctum: A herb for all reasons. Journal of Ayurveda and integrative medicine5(4), 251. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4296439/

3.     Upadhyay, A. K., Chacko, A. R., Gandhimathi, A., Ghosh, P., Harini, K., Joseph, A. P., … & Lingu, C. S. (2015). Genome sequencing of herb Tulsi (Ocimum tenuiflorum) unravels key genes behind its strong medicinal properties. BMC plant biology15(1), 212. Disponible en: https://bmcplantbiol.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12870-015-0562-x

4.     Prakash, P., & Gupta, N. (2005). Therapeutic uses of Ocimum sanctum Linn (Tulsi) with a note on eugenol and its pharmacological actions: a short review. Indian journal of physiology and pharmacology49(2), 125. Disponible en: https://www.semanticscholar.org/paper/Therapeutic-uses-of-Ocimum-sanctum-Linn-(Tulsi)-a-a-Prakash-Gupta/e0480ba5a0832bf56f0ed316b2c6cc71823e9d6b

5.     Baliga, M. S., Jimmy, R., Thilakchand, K. R., Sunitha, V., Bhat, N. R., Saldanha, E., … & Palatty, P. L. (2013). Ocimum sanctum L (Holy Basil or Tulsi) and its phytochemicals in the prevention and treatment of cancer. Nutrition and cancer65(sup1), 26-35. Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/01635581.2013.785010

6.     Bhattacharyya, P., & Bishayee, A. (2013). Ocimum sanctum Linn.(Tulsi): an ethnomedicinal plant for the prevention and treatment of cancer. Anti-cancer drugs24(7), 659-666. Disponible en: https://journals.lww.com/anti-cancerdrugs/Abstract/2013/08000/Ocimum_sanctum_Linn___Tulsi____an_ethnomedicinal.1.aspx

7.     Jothie Richard, E., Illuri, R., Bethapudi, B., Anandhakumar, S., Bhaskar, A., Chinampudur Velusami, C., … & Agarwal, A. (2016). Antistress Activity of Ocimum sanctum: Possible Effects on Hypothalamic–Pituitary–Adrenal Axis. Phytotherapy Research30(5), 805-814. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.5584

8.     Gupta, S. K., Prakash, J., & Srivastava, S. (2002). Validation of traditional claim of Tulsi, Ocimum sanctum Linn. as a medicinal plant. Disponible en: http://nopr.niscair.res.in/handle/123456789/17367

9.     Satapathy, S., Das, N., Bandyopadhyay, D., Mahapatra, S. C., Sahu, D. S., & Meda, M. (2017). Effect of Tulsi (Ocimum sanctum Linn.) supplementation on metabolic parameters and liver enzymes in young overweight and obese subjects. Indian Journal of Clinical Biochemistry32(3), 357-363. Disponible en: https://link.springer.com/article/10.1007/s12291-016-0615-4

10.  Yamani, H. A., Pang, E. C., Mantri, N., & Deighton, M. A. (2016). Antimicrobial activity of Tulsi (Ocimum tenuiflorum) essential oil and their major constituents against three species of bacteria. Frontiers in microbiology7, 681. Disponible en: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmicb.2016.00681/full

11.  Eswar, P., Devaraj, C. G., & Agarwal, P. (2016). Anti-microbial Activity of Tulsi {Ocimum Sanctum (Linn.)} Extract on a Periodontal Pathogen in Human Dental Plaque: An Invitro Study. Journal of clinical and diagnostic research: JCDR10(3), ZC53. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4843387/

12.  Raina, P., Chandrasekaran, C. V., Deepak, M., Agarwal, A., & Ruchika, K. G. (2015). Evaluation of subacute toxicity of methanolic/aqueous preparation of aerial parts of O. sanctum in Wistar rats: Clinical, haematological, biochemical and histopathological studies. Journal of ethnopharmacology175, 509-517. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0378874115301744

13.  Mondal, S., Varma, S., Bamola, V. D., Naik, S. N., Mirdha, B. R., Padhi, M. M., … & Mahapatra, S. C. (2011). Double-blinded randomized controlled trial for immunomodulatory effects of Tulsi (Ocimum sanctum Linn.) leaf extract on healthy volunteers. Journal of ethnopharmacology136(3), 452-456.Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0378874111003485