La cúrcuma es conocida como el Rey de las Especias en la medicina tradicional Ayurvédica.

Gracias a los diversos beneficios terapéuticos que ofrece su consumo, bien podría ser considera como el próximo Omega 3. 

¿Por qué lo decimos? 

Porque su uso en la medicina natural se encuentra respaldado por la comunidad científica desde hace décadas. Sin embargo, hace algunos años se ha logrado solventar el principal problema de la cúrcuma: su biodisponibilidad. 

Si bien existen varias alternativas disponibles en el mercado, en Serpens hemos apostado por Curcugreen® (o BCM-95®) y, en este artículo, os explicamos el por qué.

El Rey de las Especias

Aunque es usada principalmente en el ámbito culinario, la cúrcuma es una planta que ha trascendido a otros campos, entre ellos, la medicina.

La cúrcuma es una especie con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y analgésicas. Además, la cúrcuma también ha demostrado ser una potencial herramienta en la lucha contra el cáncer. Como mencionamos en nuestro artículo previo, las propiedades anticancerígenas de la cúrcuma pueden contribuir a la prevención del cáncer y como tratamiento complementario de radio y quimioterapia en los pacientes oncológicos.

Asimismo, os hemos comentado como los beneficios terapéuticos de la cúrcuma están condicionados por su baja absorción y solubilidad. Por ende, la cúrcuma suele presentar una reducida biodisponibilidad. Sin embargo, en esta oportunidad os hablaremos en detalle de una marca patentada que ha logrado superar esa barrera: Curcugreen®. Igualmente, os presentaremos la evidencia científica que respalda su eficacia.

Curcugreen®, más que cúrcuma biodisponible…

Serpens® es una marca de fitoterapia etnomedicinal comprometida con la salud y el bienestar de sus consumidores.

Así como también con el desarrollo sostenible y el comercio justo.

Por ello, nos enfocamos en ofrecer siempre la mejor calidad en nuestros productos, reduciendo al mínimo nuestro impacto a nivel ambiental. Por esta y otras razones, hemos apostado por Curcugreen®.

La mayoría de los extractos de cúrcuma convencionales presentes en el mercado contienen sólo curcuminoides. Los curcuminoides son los polifenoles presentes en la cúrcuma y los responsables de su color amarilloanaranjado. Además, los curcuminoides, en especial la curcumina, son los principales componentes bioactivos de la cúrcuma. Por ende, son los primordiales responsables de su acción terapéutica.

Sin embargo, los curcuminoides presentan una baja retención en sangre.

Curcugreen®, a diferencia de otras marcas, presenta una mayor biodisponibilidad y retención en plasma sanguíneo. Este efecto es posible gracias a la combinación de curcuminoides con aceites esenciales, presentes de manera natural en la cúrcuma.

De esta manera, Curcugreen® mantiene su condición de extracto de cúrcuma 100% puro. Asimismo, logra una mayor acción en el organismo con dosis menores.

La cúrcuma con más estudios clínicos 

Curcugreen® es una marca patentada con más de 15 años de presencia en el mercado, demostrando la seguridad de su consumo.

De igual forma, cuenta con más de 18 estudios clínicos publicados en revistas científicas en la India y a nivel internacional.

Uno de los estudios más llamativos al respecto, es el que comprueba su biodisponibilidad.

Dicho estudio, publicado en 2008 en la Indian Journal of Pharmaceutical Sciences, concluye que Curcugreen® posee una biodisponibilidad oral 6.93 veces mayor que extractos exclusivos de curcuminoides o curcuminoides combinados con piperina.

Conoce Curcumagold, nuestro último producto ayurvédico: ¿Por qué elegimos la marca patentada de cúrcuma Curcugreen®?

De igual forma, los autores del estudio también demostraron la presencia de curcuminoides en plasma, incluso tras haber transcurrido 8 horas del consumo de Curcugreen®.

Al mismo tiempo, el mejor perfil de seguridad de Curcugreen® ante otras marcas radica en su composición.

Tal como os comentamos, Curcugreen® contiene únicamente componentes derivados de la planta de cúrcuma, y NO incorpora ningún potenciador sintético, plastificantes u otro contenido potencialmente tóxico.

Por lo tanto, no ha de extrañaros que Curcugreen® cuente con más de 16 patentes asociadas y se encuentre presente en más de 50 países.

Mecanismo de acción especial

Los aceites esenciales de la cúrcuma, presentes en Curcugreen®, mejoran la absorción de los curcuminoides por parte de nuestro organismo.

Esta mezcla patentada, simple pero efectiva, hace de Curcugreen® el extracto de cúrcuma más bioactivo del mundo.

De acuerdo con un estudio, los compuestos libres de curcuminoides que se encuentran en la cúrcuma, también poseen potentes actividades biológicas. Entre ellas, tienen propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas (estudio).

Por ende, la acción combinada de ambos componentes de la cúrcuma, resulta más potente.

De igual forma, se ha demostrado que los aceites esenciales inhiben la producción de prostaglandina E2 y óxido nítrico (NO) y, junto con los curcuminoides, tienen un efecto hipoglucémico (estudio).

Por si fuera poco, los aceites esenciales y los curcuminoides tienen un efecto sinérgico. Los aceites esenciales son capaces de aumentar la captación de curcuminoides por parte de las células, gracias a la modulación de la glucoproteína P presente en la membrana celular (estudio).

Así como la curcumina es la principal protagonista cuando se trata de curcuminoides, la ar-turmerona (turmerona aromática) lo es con respecto a los aceites esenciales. Aunque también se conocen otros sesquiterpenos, como la α- y β-turmerona y la atlantona.

Ahora bien, la cantidad de estudios sobre la acción combinada de aceites esenciales y curcuminoides resulta escasa al ser comparada con el número de investigaciones sobre los curcuminoides. Sin embargo, la cifra de estudios sobre los aceites esenciales de la cúrcuma, en especial de la arturmerona, va en ascenso (estudio, estudios, estudios).

Curcugreen® es buena para el planeta

Finalmente, la última razón por la que Curcugreen® ha sido la marca patentada de cúrcuma elegida por Serpens® es por su relación sostenible con el medio ambiente. El extracto de cúrcuma Curcugreen® es elaborado usando sólo energía solar a través de tecnologías amigables con el medio ambiente. Además, el proceso de producción está caracterizado por su trasparencia y trazabilidad en la cadena de suministro de materias primas. Asimismo, el proceso de fabricación cumple con los más altos estándares de calidad, para garantizar así un producto limpio, seguro y 100% puro.

Indicaciones de uso

Al ser un extracto de cúrcuma con una mayor biodisponibilidad, Curcugreen® resulta ideal para todas las personas con trastornos susceptibles de mejorar gracias a sus efectos terapéuticos.

Como mencionamos en nuestro artículo sobre los beneficios y propiedades de la cúrcuma, esta planta medicinal puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas.

Del mismo modo, gracias a su acción antiinflamatoria y antioxidante, el extracto de cúrcuma contribuye al tratamiento alternativo complementario, una vez diagnosticada la enfermedad. Entre las enfermedades con estudios respaldando el consumo de cúrcuma se encuentran: la artrosis (estudio), artritis reumatoide (estudio), ciertas enfermedades gastrointestinales (estudio), diabetes tipo 2 e incluso algunos tipos de cáncer (artículo). 

Así como también depresión y ansiedad (estudio). De igual forma, la cúrcuma también tiene un efecto neuroprotector, por lo que potencialmente puede ser de utilidad en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas (estudio) como la demencia y el Alzheimer.

Presentaciones disponibles y dosificación

Curcugreen® tiene una dosificación estándar de 250 mg, dos veces al día.

Sin embargo, esta dosis puede verse modificada debido a factores como objetivos de tratamiento, enfermedad concomitante y otros.

Por ello, os aconsejamos buscar la asesoría de vuestro naturópata o fitoterapeuta de confianza en caso de duda.

Debido a los beneficios terapéuticos mencionados previamente, no nos queda duda alguna del porque la cúrcuma es el Rey de las especias en la Ayurveda. Gracias a la acción conjunta de sus curcuminoides y aceites esenciales, los efectos de la cúrcuma se ven potenciados y la principal limitación que presentaba (su biodisponibilidad), pasa a ser cosa del pasado.