La centella asiática, también conocida como Gotu Kola (y Asiatic Pennywort o Indian Pennywort en inglés) ha sido utilizada como una planta medicinal durante miles de años en la India, China y Sri Lanka. Así como también en Nepal y Madagascar.

Debido a sus propiedades terapéuticas, es conocida como un “milagroso elíxir de vida” (China) e incluso “comida para el cerebro” (India). Y es que esta planta perenne es una de las principales hierbas empleadas para el tratamiento de afecciones dermatológicas, cicatrización de heridas e incluso como tónico revitalizador del sistema nervioso. A continuación, descubriremos todas las bondades que posee la gotu kola y cómo su consumo puede beneficiar nuestra salud.

Conociendo la centella asiática

La centella asiática es una planta herbácea sensible a las heladas, perteneciente a la familia de las Apiaceae. Esta hierba es nativa de China, India y otros países tropicales Surafricanos. Sin embargo, también se le puede encontrar en Australia, Madagascar, América Central y del Sur, y el sur de Estados Unidos.

Debido a sus características, la centella asiática crece en lugares húmedos y sombreados. Por ello, es común verla cerca de arroyos, estanques, campos de riego y riberas. Aunque prospera igualmente en muros y áreas rocosas.

Gracias a las propiedades medicinales y el valor nutricional que posee la gotu kola, su uso se ha mantenido vigente dentro de la medicina tradicional de diversos países asiáticos, en especial India y China. Asimismo, su consumo como vegetal de hoja verde, incorporado a ensaladas y batidos, ha conquistado otros países; donde también ha adquirido relevancia dentro de las terapias alternativas complementarias.

Cuando hablamos de nutrición, la centella asiática aporta proteínas, carbohidratos y, especialmente, fibra. La fibra es de gran importancia a nivel nutricional ya que su consumo está asociado a reducción del riesgo cardiovascular, obesidad y desórdenes gastrointestinales.

Igualmente, la centella asiática es una fuente rica en vitamina C (48.5 mg/100 g), vitamina B1 y B2, carotenoides y vitamina A. Además, esta planta medicinal contiene cantidades nada despreciables de saponinas triterpenoides pentacíclicas, conocidas como centelloides, las cuales son responsables en gran parte de su acción terapéutica.

Principios activos de la Gotu Kola

Como mencionamos previamente, dentro de los fitonutrientes de la centella asiática encontramos triterpenos y carotenoides. Más esta hierba milenaria también posee flavonoides, alcaloides, glucósidos, taninos, una gran variedad de aceites y ácidos grasos.

Sin embargo, los mayores componentes bioquímicamente activos presentes en la centella asiática son los triterpenos y sus derivados moleculares. Dentro de este grupo encontramos compuestos como el ácido asiático y madecásico, asiaticósido, brahmósido, brahminósido y otros.

El ácido asiático es posiblemente el fitocomponente más estudiado de la centella asiática. Este triterpenoide pentacíclico natural es responsable de un amplio espectro de actividades biológicas. Posee propiedades antidiabéticas y antinflamatorias. Asimismo, el ácido asiático beneficia la cicatrización, tiene una acción antioxidante, quimiopreventiva, entre otras.

Por su parte, los carotenoides y los flavonoides son potentes antioxidantes, por lo que pueden aumentar la respuesta inmunitaria ante posibles infecciones, prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares e incluso contribuir en la prevención oncológica.

Acción farmacológica

La centella asiática ha sido usada en la práctica Ayurveda durante años. Aunque se le conoce por promover la longevidad, también se emplea en el tratamiento tópico y oral de enfermedades dermatológicas. En China, por su parte, la gotu kola se mantiene como un potente rejuvenecedor.

Múltiples estudios científicos realizados en los últimos años confirman los beneficios terapéuticos conferidos por la centella asiática según la sabiduría tradicional. Gracias a sus componentes bioactivos, esta hierba milenaria tiene potencial antioxidante, antibiótico, neuroprotector y citotóxico.

Además, el asiaticósido de la gotu kola ha demostrado ser útil en la cicatrización de heridas en pieles normales y diabéticas. Asimismo, este compuesto tiene propiedades antibióticas significativas.

Por su parte, el brahmósido y brahminósido presentes en la centella asiática tienen propiedades psicotrópicas, sedativas y anticonvulsivas. Por lo que pueden contribuir al tratamiento de afecciones como la demencia, la ansiedad y otros trastornos mentales.

Principales indicaciones

Acción neuroprotectora

La centella asiática protege las células del daño oxidativo, ya que disminuye el exceso de radicales libres, reduce la expresión de citocinas inflamatorias y ayuda a mantener a raya el estrés oxidativo (estudio). La ingesta de esta hierba milenaria, a través de la dieta o como complemento alimenticio, resulta prometedora para fortalecer el sistema de defensa del organismo gracias a su potente acción antioxidante.

El potencial antioxidante de la gotu kola es comparable al de la vitamina C y al extracto de semillas de uvas. Además, son las hojas de la planta las que poseen un mayor efecto cuando se trata de antioxidantes.

Estudios realizados demuestran que el consumo de centella asiática protege al cerebro contra el daño oxidativo asociado a la edad (estudio) y promueve una aceleración en la regeneración nerviosa. También atenúa el deterioro cognitivo al restaurar la función colinérgica y prevenir anomalías morfológicas (estudio).

Del mismo modo, la gotu kola incrementa la densidad sináptica, mejora la discapacidad cognitiva relacionada con el envejecimiento (estudio) y estimula el crecimiento de dendritas a nivel neuronal (estudio).

Cicatrización de heridas

Gracias a sus fitocomponentes, la centella asiática posee reconocidas propiedades en relación con el cuidado de la piel, especialmente en el tratamiento de patologías como psoriasis, eczemas e incluso esclerodermia. Pero, posiblemente, su aplicación dérmica más notoria es en el proceso de cicatrización de heridas.

Se ha demostrado que la gotu kola estimula la proliferación de fibroblastos e incrementa la síntesis y deposición de colágeno. Asimismo, aumenta la fibronectina de la capa celular, la expresión de genes responsables de la proliferación celular y la síntesis de matriz extracelular en cultivos de fibroblastos de piel humana (estudio).

Por ello, no ha de extrañarnos que la centella asiática se comercialice popularmente en productos orientados a favorecer la cicatrización, como lo son Madecassol® o Blastoestimulina®.

Otras aplicaciones

La centella asiática también resulta útil en la prevención oncológica ya que inhibe el crecimiento de células tumorales y puede inducir la apoptosis. También ha demostrado tener efectos cardioprotectores debido a su acción antioxidante, pudiendo limitar el daño miocárdico por reperfusión.

Finalmente, los componentes de la centella asiática también poseen propiedades antiinflamatorias que inhiben la síntesis de óxido nítrico y citoquinas proinflamatorias.

Toxicidad y efectos secundarios

El consumo de extracto de centella asiática es seguro para la población humana, más como cualquier elemento nutricional, existen unas consideraciones a tener presente.

La centella asiática no presenta efectos secundarios considerables, más en casos de uso tópico, se han registrado casos de dermatitis por reacciones alérgicas.

Un estudio realizado con roedores demostró una toxicidad con un consumo oral elevado de centella asiática, siendo la ingesta superior a 8 g/kg. Adicionalmente, se evidenciaron daños a nivel hepático con consumos prolongados en roedores.

Por consiguiente, se recomienda el consumo de centella asiática por un lapso no mayor a 6 semanas, dejando un mínimo de 2 semanas de descanso antes de reiniciar la ingesta de gotu kola.

 

Referencias y enlaces de interés

Si deseas saber más acerca de las propiedades terapéuticas de esta planta tradicional, no dejes de consultar los siguientes enlaces:

Chandrika, U. G., & Kumara, P. A. P. (2015). Gotu kola (Centella asiatica): nutritional properties and plausible health benefits. In Advances in food and nutrition research (Vol. 76, pp. 125-157). Academic Press. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S104345261500056X

Lv, J., Sharma, A., Zhang, T., Wu, Y., & Ding, X. (2018). Pharmacological review on Asiatic acid and its derivatives: A potential compound. SLAS TECHNOLOGY: Translating Life Sciences Innovation23(2), 111-127. Disponible en: https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/2472630317751840

Alonso, M. J. (2009). Centella asiática: una planta con historia e interesantes propiedades. Offarm: farmacia y sociedad28(5), 98-104. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-centella-asiatica-una-planta-con-13139754

Bylka, W., ZnajdekAwiżeń, P., StudzińskaSroka, E., DańczakPazdrowska, A., & Brzezińska, M. (2014). Centella asiatica in dermatology: an overview. Phytotherapy research28(8), 1117-1124. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ptr.5110

Chiroma, S. M., Baharuldin, M. T. H., Taib, M., Norma, C., Amom, Z., Jagadeesan, S., … & Moklas, M. A. M. (2019). Protective Effects of Centella asiatica on Cognitive Deficits Induced by D-gal/AlCl3 via Inhibition of Oxidative Stress and Attenuation of Acetylcholinesterase Level. Toxics7(2), 19. Disponible en: https://www.mdpi.com/2305-6304/7/2/19

Gray, N. E., Zweig, J. A., Caruso, M., Martin, M. D., Zhu, J. Y., Quinn, J. F., & Soumyanath, A. (2018). Centella asiatica increases hippocampal synaptic density and improves memory and executive function in aged mice. Brain and behavior8(7), e01024. Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/brb3.1024

Lokanathan, Y., Omar, N., Puzi, N. N. A., Saim, A., & Idrus, R. H. (2016). Recent updates in neuroprotective and neuroregenerative potential of Centella asiatica. The Malaysian journal of medical sciences: MJMS23(1), 4. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4975583/

Mohandas Rao, K. G., Muddanna Rao, S., & Gurumadhva Rao, S. (2009). Enhancement of amygdaloid neuronal dendritic arborization by fresh leaf juice of Centella asiatica (Linn) during growth spurt period in rats. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine6(2), 203-210. Disponible en: https://www.hindawi.com/journals/ecam/2009/247831/abs/

Qian, Y., Xin, Z., Lv, Y., Wang, Z., Zuo, L., Huang, X., … & Xin, H. B. (2018). Asiatic acid suppresses neuroinflammation in BV2 microglia via modulation of the Sirt1/NF-κB signaling pathway. Food & function9(2), 1048-1057. Disponible en: https://pubs.rsc.org/en/content/articlelanding/2017/fo/c7fo01442b/unauth#!divAbstract

Subathra, M., Shila, S., Devi, M. A., & Panneerselvam, C. (2005). Emerging role of Centella asiatica in improving age-related neurological antioxidant status. Experimental gerontology40(8-9), 707-715. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0531556505000951

Lee, M. K., Kim, S. R., Sung, S. H., Lim, D., Kim, H., Choi, H., … & Ki, Y. C. (2000). Asiatic acid derivatives protect cultured cortical neurons from glutamate-induced excitotoxicity. Research communications in molecular pathology and pharmacology108(1-2), 75-86. Disponible en: https://europepmc.org/article/med/11758977

Puttarak, P., Dilokthornsakul, P., Saokaew, S., Dhippayom, T., Kongkaew, C., Sruamsiri, R., … & Chaiyakunapruk, N. (2017). Effects of Centella asiatica (L.) Urb. on cognitive function and mood related outcomes: A Systematic Review and Meta-analysis. Scientific reports7(1), 10646. Disponible en: https://www.nature.com/articles/s41598-017-09823-9