69,00

Envio en 24h
Protocolos

Depuración del organismo

Te miras al espejo y notas que has envejecido 5 años en pocos meses: estrés, excesos alimentarios, alcohol, abuso de estimulantes…

Tu piel está apagada y con imperfecciones, te han salido ojeras oscuras, tu nivel de energía por los suelos, no duermes bien, te duelen todos los músculos y articulaciones, tus digestiones se han enlentecido, te notas mal aliento y un olor corporal desagradable, retienes líquidos y no adelgazas a pesar de intentar mil dietas y vas enlazando una infección tras otra.

Tu cuerpo ha acumulado un arsenal de sustancias tóxicas, y a menos que se ayude a los órganos emuntorios a drenarlas, acabarás enfermando.

Sigue nuestros consejos y favorecerás que tu hígado, tus riñones, tu piel y tu intestino se pongan en marcha para deshacerse de tu carga tóxica.

Categoría: Etiqueta:
Serpens Research Team

Serpens Research Team

El equipo Serpens esta compuesto de una diversidad de profesionales de la Salud (nutricionistas, biólogos, investigadores…) interesados en proveer y divulgar informaciones científicas.

Todos sus protocolos
Mañana: 2 cápsulas de Feu Vegetal al despertarse, 20-30 minutos antes de desayunar.

Tarde: 2 cápsulas de Protection de la Foret, con la comida.

Noche: 2 cápsulas de Sang Vert, 20 minutos antes de cenar.

x1 bote de Feu Vegetal
90 cápsulas de 395mg Polvo puro de hojas enteras de Baccharis Trimera (Carqueja). Cápsula vegetal E464.
Sin conservantes.

x1 Protection de la Foret
90 cápsulas de 495mg Extracto seco de Malphigia Glabra* (polvo de frutos de Acerola*, maltodextrina*), cápsula vegetal E464.
Sin conservantes.
*Ingrediente resultado de la agricultura ecológica

x1 Sang Vert
90 cápsulas de 495mg, Extraco seco de Euterpe Oleracea (maltodextrina*, polvo de frutos de Açai)*, cápsula vegetal E464.
Sin conservantes.
*Ingrediente resultado de la agricultura ecológica.

  • No sobrepasar la dosis recomendada.
  • No administrar en caso de embarazo o lactancia.
  • Si toma medicación o tiene algún problema de salud, consulte con su médico.
  • No usar como sustituto de la dieta.
  • Mantener fuera del alcance de los niños.
  • Conservar en lugar fresco y seco.
  • Dieta rica en alimentos frescos y pobre en alimentos procesados, y enlatados y conservas (intentar evitarlos por completo, debido a que contienen aditivos y conservantes químicos).
  • Consumir alimentos ecológicos, porque si no, los pesticidas, colorantes sintéticos, ceras, etc., dificultarán el proceso de desintoxicación. Lavar siempre, de todas maneras, frutas y verduras.
  • Tomar alimentos integrales: el refinado es ya un proceso manipulativo, y disminuye el poder nutritivo natural de los alimentos enteros.
  • Evitar pescados de piscifactoría y de tamaño grande: el salmón no salvaje, el pez espada, el tiburón, el atún rojo, etc., por su acumulación de dioxinas y mercurio.
  • Evitar grasas saturadas (carne roja y lácteos, principalmente), hidrogenadas (bollería y margarina), el azúcar blanco y los edulcorantes artificiales.
  • Llevar una dieta rica en fibra (25-30g/día), puesto que promueve la secreción de la bilis, y previene el estreñimiento (una de las mayores causas de intoxicación intestinal): cereales integrales, legumbres, verduras y frutas frescas.
  • Dejar el alcohol: sobrecarga los procesos de desintoxicación, puede causar una lesión hepática e inmunosupresión. Evitar, también, el tabaco, el té negro y el café.
  • Dar preferencia a los alimentos que mejoran la salud hepática:
    Crucíferas (col, brócoli, coles de Bruselas…)
    Alimentos ricos en vitaminas del grupo B (levadura de cerveza amarga, cereales integrales…
    Alimentos ricos en vitamina C (pimientos, col, tomates, cítricos…)
  • Ingesta suficiente de proteínas de calidad (proteína vegetal, huevos, lácteos de cabra desnatados, pescado de pequeño tamaño y salvaje, carne blanca ecológica)
  • Aderezar los platos con eneldo y semillas de alcaravea (contienen limoneno, un fitoquímico que induce la desintoxicación y neutraliza los carcinógenos), y con cúrcuma u orégano siempre que el plato lo permita (la primera es colagoga y el segundo es potente antimicrobiano).
  • La fruta con más potencial de ayudar a la desintoxicación del hígado en la fase II es la granada, y en otoño está de temporada, así que abusar de ella!
  • Tomar alimentos ricos en quercitina (cebolla roja, manzanas, uvas, brócoli, té) nos ayudarán a equilibrar las dos fases de desintoxicación hepática.
  • Llevar una dieta fundamentalmente crudívora (excepto la cena): tomar verduras y frutas frescas, bayas, semillas, germinados. Se permite cocinar la proteína y los cereales integrales, a baja temperatura, y sin aceite (hervido, vapor, horno, papilote…).
  • Intentar que las cenas se compongan de caldos o cremas de verduras sin patata (o la mínima cantidad posible). La verdura hervida, utilizada para hacer el caldo, puede tomarse aliñada con aceite de oliva.
  • Evitar los alimentos ricos en purinas y ácidos nucleicos (desintoxicación del ácido úrico): vísceras, carnes rojas, caldos y cubitos preparados de extractos cárnicos, paté, marisco, soja, alcohol.
  • Si se quiere realizar un ayuno depurativo (que movilizará las toxinas instaladas en el tejido adiposo), no debe durar más de 5 días. En el ayuno es permitido tomar agua, caldos vegetales, verduras (sin patata) hervidas o al vapor y fruta fresca con moderación (no zumos). El ayuno no es recomendado para pacientes crónicos, diabéticos, anémicos y estados carenciales.
  • Otra forma de ayuno consiste en realizarlo durante 3 días y con zumos o smoothies frescos (no envasados). Tomar 4 zumos de 250-350 ml repartidos a lo largo del día, preparados inmediatamente antes de consumirlos. Tomar, además, como mínimo, 1 litro de agua pura.
  • Tisana depurativa hepática, renal y cutánea: hacer 1’5 litros de tisana con una mezcla de: té verde + diente de león + ortosifón + alcachofera + bardana + semillas de eneldo, y tomar a lo largo del día.
  • Zumo terapéutico desintoxicante hepático de otoño: 1 granada + uva roja + 1 cucharadita de postre de cúrcuma + 1 cucharada sopera de levadura de cerveza amarga. Tomar por la mañana en ayunas.
  • Zumo terapéutico desintoxicante renal y digestivo: apio + perejil + manzana + medio limón + 1 tapón de zumo fresco de aloe vera. Tomar por la tarde en ayunas.

 

  • Practicar ejercicio suave todos los días, especialmente caminar o ir en bicicleta en ambientes naturales (1 h. diaria mínimo), nadar, yoga o tai-chi. Si se está realizando un ayuno, reducir la intensidad y el tiempo.
  • Incrementar la sudoración regular, a través de ejercicios, sauna (de 5 a 15 minutos diarios), vapor, etc. No indicados los días de ayuno.
  • Se recomienda particularmente el estilo de yoga llamado Bikram Yoga, Hot Yoga o Yoga caliente, realizado en una sala a 40-42ºC, particularmente beneficioso para la desintoxicación. No indicado los días de ayuno.
  • Dormir las horas necesarias (suelen ser 8h), puesto que sin el descanso suficiente y de calidad, la desintoxicación no puede llevarse a cabo.
  • El drenaje linfático (terapia manual) es una gran herramienta para ayudar a eliminar toxinas.
  • Tener en cuenta que en todo proceso de depuración hay crisis curativas debido a la movilización de tóxicos, con síntomas físicos y síntomas psicológicos. Si al cabo de pocos días de haber empezado el proceso y, sobre todo, en los días de ayuno se siente malestar general, cabeza embotada, cefaleas, sensibilidad a ruidos y luces, etc., tomarlo como una etapa necesaria y aumentar el descanso físico y psíquico.
  • Ser consciente que los malos hábitos como el tabaquismo, el uso de estimulantes (café, té negro, bebidas de cola) o el consumo de alcohol son los principales factores de intoxicación del organismo. Si se llevan a cabo las prescripciones dietéticas y el tratamiento natural, pero estos hábitos persisten, la desintoxicación no podrá llevarse a cabo.
  • Son muy recomendables las técnicas de auto-reflexión, tales como la meditación o la relajación del niño interior,para apoyar una adecuada y consciente gestión del estrés.
  • En la medida de lo posible, evitar los plásticos (por los disruptores hormonales bisfenol A y ftalatos), especialmente si están en contacto con alimentos. Preferir los tarros y tupperwares de cristal. Nunca calentar en microondas con recipientes de plástico.
  • Leer la etiqueta de los productos de higiene y cosméticos y evitar: parabenos, triclosan, mercurio, aluminio, siliconas (dimethicone), perfumes y colorantes sintéticos y aceites minerales. Los cosméticos ecológicos suelen prescindir de estos tóxicos.
  • Utilizar ropa de cama y de vestir, de fibras naturales: 100% algodón, lino, seda, lana…
  • Los productos empleados para la limpieza de la casa y de la colada, suelen llevar incorporadas sustancias tóxicas que conviene evitar. Intentar utilizar sustancias naturales (vinagre, escamas de jabón casero, etc.) o productos ecológicos. Evitar especialmente el cloro.
  • Ventilar regularmente las estancias. Evitar la acumulación de polvo y no usar el calzado de la calle en el hogar.
  • Las plantas de interior ayudan a limpiar el aire que respiramos: hiedra, azaleas, poinsettias, filodendros, bambús, crisantemos, etc.
  • Realizarse hidroterapias de colon: con ellas se eliminan los sedimentos acumulados en el tubo digestivo, imposibles de eliminar de otra manera.

Productos incluidos en el protocolo